Leyendas del asfalto (1)

Publicado el : 05/08/2014 11:30:26
Categorías : En ruta con Basilio

Hemos hablado de muchos viajes y poco de carreteras, y eso que alrededor de ellas existe un mundo paralelo. Un mundo que habitamos todos de vez en cuando y muchos, casi todos los días de su vida. En especial, es el caso de los camioneros, los hombres (y ya alguna mujer valiente) de la ruta. Pocas veces nos paramos a pensar lo diferente que viven la vida, esta gente, con la casa a sus espaldas. En los últimos 13 años, he recorrido más de un millón de kilómetros por toda España. Muchas veces, acabo de trabajar –bueno… de dar la paliza- muy tarde. Y debo conducir a horas intempestivas y por carreteras secundarias de sabe Dios dónde. Yo, que me tengo por un tío valiente, paso de fantasmas, espíritus, vírgenes, políticos (fantasmas también), etc. Pero cuando, a la una de la mañana, vas tú solo en el coche… Eso cambia. Primero te entra un frío sospechoso, por lo que viene siendo el espinazo, y, segundo, te viene a la mente siempre la voz, o incluso la cara, de Iker Jiménez, diciendo “Bienvenidos de nuevo a la nave del terror”. Claro, alguna vez, aunque sin querer, lo has escuchado en la radio o lo has visto en la televisión. Acto seguido, te empiezas a acordar de la ya famosísima -incluso más que lady Gaga, Madonna y Aida Nizar juntas- CHICA DE LA CURVA. Todo pueblo que se precie tiene que tener una chica de la curva, con su versión propia, que puede ser niña de comunión, mujer violada, etc. Pero la más famosa de todas, sin duda, es la recién casada. La niña de comunión es chunga en sí misma pero, cuando hay niebla…, la historia que gira en torno a la recién casada, con esos tintes dramáticos, es especialmente complicada. Y se puede complicar mucho más si te encuentras alguna cruz de accidentado, eso puede rozar lo terrorífico. Pensándolo bien, la chica de la curva es una tía enrollada, que simplemente te avisa de una curva peligrosa y te dice que allí se mato ella, y desaparece. Vamos, lo que viene siendo un anuncio de la DGT. Os puedo asegurar que nunca la he visto aunque, bueno, chicas en las curvas he visto muchas y, normalmente, la historia que llevan detrás es mucho más triste que la de la chica de la curva… seguro que incluso alguna prefería estar muerta. Hay otra historia muchísimo menos conocida, pero también famosa. Tiene una diferencia con la anterior, sólo te puede ocurrir si tú coche es de segunda mano y, en especial, si lo compraste en un compra-venta de vehículos usados y no conocías al anterior dueño. Es la historia del ESPIRITU DEL DUEÑO ANTERIOR que, después de una traumática muerte,  como cualquier espíritu, decide quedarse a vivir en su coche, nada, sólo por putear, claro. Tú te conviertes en un invasor y, aunque hayas pagado la transferencia en tráfico, el espíritu no se marcha. Pero sólo lo verás si alguien te hace una foto en tú coche, momento en el que detectarás una figura, muy inquietante, detrás de ti. Lo peor de esta historia es que lo tienes detrás y, claro, ese típico frío del espinazo se multiplica por tres o por cuatro. Tampoco lo he visto nunca, últimamente, tengo la suerte de disfrutar de un coche que estreno y, anteriormente, siempre conocí a los dueños previos y no habían muerto, que yo supiera. De todas maneras, esta historia es muy fácil de comprobar. Cualquier delegación de tráfico tiene miles de fotos de coches, sobre todo últimamente. Quizás sólo las hagan para, como la chica de la curva, poder avisarnos de que tenemos un espíritu en nuestro coche. ¡Qué gente más maja! Mi recomendación esta semana es que tengamos mucho cuidado en la carretera, porque los fotógrafos de la carretera, en las últimas épocas, han pillado la afición de esconderse debajo de los puentes de las autovías ¡Cuidadito! Y no creo en los fantasmas, pero… quién sabe. basiliogrande@hotmail.com

Compartir

Añadir un comentario

Se debe registrar
Regístrate aquí