Sobre jamón, mecánica y medicina, todo el mundo opina

Publicado el : 12/02/2014 08:23:08
Categorías : En ruta con Basilio

Ya llevo mucho tiempo llevando la cultura de nuestro mejor producto por todos los rincones de España y de otras partes del mundo; y aunque hay días que, como en todos los trabajos, te dan ganas de dejarlo todo, al final la satisfacción es superior. Lo mejor es que, cuando nombro mi trabajo, todo el mundo tiene una opinión sobre él. Antes se decía aquel refrán de "sobre mecánica y medicina todo el mundo opina", yo añadiría "de JAMÓN, mecánica y medicina todo el mundo opina". Ahora mismo, cuando se enteran de en lo que andas metido, se suelen apiadar de mí, diciendo que estamos muy mal y que los jamones se regalan... Os puedo asegurar que todavía no he visto regalar ninguno, !bueno sí! en alguna tómbola, de esos que con el jamón te va una garrafa de agua de regalo... Podría escribir varios blogs con referencia a los jamones, sobre anécdotas, preguntas, etc. Por ejemplo, en una ocasión, en Bélgica, un persona me aseguraba que la pata de jamón que yo le mostraba era una pata de cabra, ya que era negra. Por mucho que me empeñé en decirle que era de cerdo, el hombre no me creyó. Como ese caso, otros muchos. Aunque nosotros lo tengamos asumido, hay mucha gente por el mundo que desconoce lo que es un jamón; no entienden que unos locos como nosotros matemos un cerdo, le separemos las patas, las metamos en sal y esperemos unos cuantos de años para comérnosla mirando pacientemente el proceso. Y es comprensible que todo esto sorprenda al que lo desconoce.   La palabra Salamanca suena a jamón y la palabra Guijuelo, mucho mas. Es un orgullo para nosotros llevar a cualquier rincón un trocito de nuestra tierra y que el público relacione nuestra querida provincia con, sin duda, el producto de mayor calidad de la gastronomía española, e incluso de la mundial. Si los que nos dedicamos a esto le ponemos muchas ganas, en pocos años, sin duda, seremos conocidos en el mundo entero como la cuna de un producto tan magnífico. Antes, decir la palabra Jabugo era como nombrar algo intocable, te quedabas con la boca abierta y tus papilas gustativas empezaban a segregar saliva, la mayoría de las veces con desconocimiento pues por desgracia pocos probábamos dicho manjar, pero la imaginación es muy poderosa. Pero poco a poco, como las hormigas, el jamón de Guijuelo se va abriendo caminito y, utilizando el argot automovilístico, les adelantamos por la derecha, con todos los respetos a nuestros amigos onubenses. Por eso muchas veces me da pena oír a paisanos nuestros poner a parir a un pueblo tan productivo como Guijuelo, sin duda el motor industrial de nuestra provincia. Si Guijuelo produce y vende, todos los salmantinos ganamos. Sé que por nuestra forma de ser, de Castellanos retorcidillos, a veces nos cuesta reconocer los méritos y victorias de nuestros vecinos,  incluso de nuestros amigos, pero ahora mismo son momentos en los que todos debemos soplar en la misma dirección y pensar mucho más en global, no sólo mirándonos el ombligo. Los salmantinos que viven fuera de la provincia son mucho más agradecidos cuando hablan de los productos de nuestra tierra. Por desgracia tenemos que emigrar para reconocer los méritos y las bondades de un producto como éste y de sus productores. Hay cosas que siempre se ven mejor desde la distancia. Hasta la semana que viene.

Compartir

Añadir un comentario

Se debe registrar
Regístrate aquí